Portear a tu bebé lo convertirá en una persona inteligente y serena

mama-canguro

Cuando porteas a tu bebé toda su energía se utiliza para captar el mundo y se convierte en una persona inteligente y serena. ¿Qué esperas para cargar al tuyo?

¿Has notado la necesidad que sientes de cargar a tu bebé en cuanto comienza a llorar? Tu instinto de madre te dice que no hay mejor lugar que tus brazos para transmitirle tu amor, consuelo y protección. Además, en el lenguaje de un recién nacido, no hay nada que él entienda mejor que tu calor, tu olor y el sonido de tu corazón.

El porteo es el arte de cargar a tu bebé con la ayuda de una tela o un portabebé diseñado específicamente para ese propósito. No es nada nuevo, ni es exclusivo de ninguna cultura. Es parte de la sabiduría antigua que se perdió en la modernidad y que se ha ido retomando gracias a la era de la información en la que vivimos.

Esta técnica te permite, no sólo tener cerca a tu bebé durante más tiempo, sino continuar tus actividades diarias sin la necesidad de alejarte de él. Gracias a la ayuda del portabebé, el peso no se siente tanto como cuando lo cargas en brazos. Puedes sostenerlo por horas y horas sin cansarte, dándole todas las ventajas de estar cerca de ti. Cada que lo abrazas, lo besas, platicas con él o lo miras a los ojos, estás haciendo crecer su cerebro. Él no recordará estos momentos de forma consciente, pero su cerebro sí al sentar una base para el resto de su vida.

Cuando lo porteas le das acceso a experiencias que ayudan a completar sumadurez sensorial y apoyas el desarrollo no sólo de su cerebro sino de todo su sistema nervioso central. Así fortaleces sus sentidos:

  • Vista. Al estar a tu altura, obtiene un campo de visión distinto
  • Oído. Logra escuchar tu voz claramente, debido a la cercanía para adquirir un vocabulario amplio
  • Tacto. Cada día tu ropa es diferente, tu peinado, tus aretes. Mientras lo cargas, tu bebé tiene la oportunidad de experimentar diferentes texturas
  • Equilibrio (sistema vestibular). El movimiento tridimensional que tu hijo experimenta cuando lo porteas no se compara con el bi-direccional de una carriola. Este movimiento favorece el desarrollo del equilibrio

¿Sabías que el primer instinto que tu hijo debe cubrir es el de supervivencia?

Si se siente desprotegido, gastará toda su energía llorando para que alguien lo ayude a sentirse seguro. Esta energía debería aprovecharla en su desarrollo o aprendizaje. Por ello, investigaciones en neurociencias han demostrado que los bebés que sufren estrés constantemente muestran retrasos en el desarrollo. Cuando lo porteas, este instinto está cubierto. Él entra en un estado llamado “alerta tranquila” donde toda su energía se utiliza para captar el mundo a su alrededor, y se convierte en una persona más inteligente y serena.

Advertisements

Y si mi bebé llora en el fular… ¿Qué hago?

cq5dam.thumbnail.633.346

La experiencia de porteo usualmente es muy satisfactoria para los bebés, ellos disfrutan estar pegaditos a sus mamis, recordar ese sentimiento de unión que sentían cuando estaban en la barriguita, sin embargo, hay algunas mamás que comentan: a mi bebé no le gusta el fular, o llora en el fular. ¿Qué hago?. 

Lo primero que les recomiendo siempre, es que antes de intentar que el bebé se sienta cómodo, debemos estar cómodas y relajadas nosotras, si tenemos dudas o estamos nerviosas, entonces este sentimiento se va a transmitir al bebé y manifestará su incomodidad, usualmente llorando.

El segundo consejo importante es, asegurarse de que estás porteando correctamente, que el fular está bien colocado y que el bebé está bien sostenido, a través de las herramientas de porteo seguro que hemos compartido mucho con ustedes y los videos con la manera correcta de colocar tanto fular como meitai.

Lee más aquí: 

Es muy importante no frustrarte, porque ves a otras mamás felices con sus bebés y el tuyo no quiere. Recuerda que cada bebé es diferente y sobre todo, cada bebé tiene su ritmo y sus tiempos.

Acá cuatro consejos básicos que te servirán:

1. Información y práctica

Infórmate del correcto uso del portabebé o del nudo que vas a realizar con el fular. Después prueba con un muñeco hasta que te sientas segura.

2. Busca el momento apropiado

Asegúrate de que todas sus necesidades están cubiertas (hambre, sueño, pañal…) y que tu estás tranquila. Si estás nerviosa o inquieta el bebé lo notará y se contagiará. Un buen momento es después de una toma, al despertarse de la siesta (si tiene buen despertar) o después de un baño.

3. Saltitos, balanceo, besos, palabras

Si se queja mientras lo colocas balancéate, da saltitos, muévete, cántale, háblale con cariño explicándole lo que vas haciendo… Así sabrá que es algo bueno y que vais a disfrutar de ello.

4. Sal a la calle

Una vez comprobado que el bebé está bien colocado si ves que sigue quejándose, sal a la calle a dar una paseo. O haz las tareas cotidianas porteándole. Estoy segura de que con el movimiento se quedará dormido!

 

Estudios revelan que la leche materna puede bloquear al VIH

bebe amamantado

Como cada 1º de diciembre, hoy celebramos el Día Mundial de la Lucha contra el Sida y queremos compartir con ustedes un estudio publicado en la revista PLos Pathogens, el cual  afirma que la leche materna bloquea al virus VIH y frena, además, su transmisión de madre a hijo.

El objetivo del estudio era lograr demostrar in vivo que la leche materna tiene supone poderoso factor de protección que frena el contagio del virus VIH.

Se trata de una investigación realizada por un equipo de Universidad de Carolina del Norte que ha querido resolver dos paradojas relacionadas con las infecciones de VIH por vía oral en los bebés amamantados.

La primera es que la leche materna in vitro mata al virus del VIH pero in vivopuede contagiar algunos bebés. La segunda es que se constata que, aunque la mayoría de los contagios madre-hijo suceden en el útero o durante el parto, hay también contagios por via oral, a la vez hay niños que no resultan nunca contagiados a pesar de una prolongada lactancia.

Han trabajado con un ratón con un modelo humanizado que se crea introduciéndole tejidos humanos en los órganos encargados del sistema inmunológico. Constataron que en la mucosa bucal y en el tracto digestivo superior de estos ratones había células semejantes a las que se encuentran en humanos y que son las relacionadas con los contagios por vía oral.

Demostraron, además, que estos ratones se infectaban por vía oral con el virus VIH pero que el contagio potencial desaparecía si la exposición al virus se producía cuando era contenido en leche humana.

Los resultados del estudio han permitido afirmar a los investigadores que, al menos en el modelo humanizado de ratón, la leche materna humana puede teniendo un poderoso efecto inhibitorio del contagio por medio del virus y de las células infectadas.

Asimismo, proporcionaros a los ratones retrovirales antes de las exposiciones por diferentes vías, encontrando que se producia un efecto protector muy eficaz, por lo que se apunta esta como una buena forma de prevención de contagios orales.

El caso es que se puede pensar que si es cierto, como afirman en este estudio, queno es la leche la que contagia a los bebés amamantados debe serlo otra substancia que entre en contacto con su mucosa bucal y su tracto digestivo.

Me aventuro a proponer que sean pequeñas gotas de sangre o de saliva de la madre, ya que las células infectadas que provienen de la leche, por ellas mismas, parece haber quedado demostrado que no son causa de los contagios. Eso explicaría la razón por la que hay niños que, siendo amamantados por madres infectadas, nunca llegan a contagiarse.

Además, sabido el factor protector de la leche materna, quizá sea una fuente de investigaciones futuras para la prevención una vez identificadas las substancias responsables de la paralización del contagio. Y es que las propiedades de la leche materna son casi un milagro.

Los autores de esta investigación novedosa animan a seguir averiguando sobre la forma de contagio por vía oral para lograr evitar que los niños se infecten ya que parece ser que está ahora claro que la leche materna no es la responsable de las infecciones de VIH.