El milagro de Amanda: nació de 30 semanas y supera cada día en el pechito de mami

amanda-03

Apenas habían transcurrido 30 semanas del embarazo de Liliana, unos siete meses para ser exactos. Aún no era tiempo, faltaban unas 10 semanas para que el embarazo estuviera a término, pero ya comenzaban a aparecer señales de que Amanda Valentina del Rocío quería nacer. Y así fue. 

Amanda nació. Abrió sus ojos a la vida con sólo 30 semanas de gestación. Con un pronóstico complicado, muchos miedos, pero también rodeada de la fe ciega de su mami, quien desde un primer momento dejó todo en las manos de Dios, pero siempre confiando en la fuerza sanadora del amor, el apego y los beneficios del pecho de mami.

Un parto prematuro es quizá uno de los miedos más grandes para una embarazada, sobre todo si es primeriza.

Son inmensas las probabilidades de que algo se complique, o que el bebé no pueda superarlo; el bajo peso y deficiencias respiratorias son algunos de los problemas más comunes.

Este era el primer embarazo de Liliana Espinoza, una comunicadora social que trabaja la psicología positiva, además es publicista y coach personal. Ella comenta que los primeros días de vida de Amanda fueron “muy duros”.

13912348_10154429197358909_8301302107104937414_n.jpg

 

“Los doctores no me daban esperanzas. Yo decía, si es el plan de Dios, aquí va a estar y así fue. Muy muy duro. Pero al final Dios se muestra maravillosamente. Ella (Amanda) es muy cómica”, cuenta Liliana. 

 

Los que hemos visto todo el proceso, sabemos que Liliana nunca abandonó la fe, el entusiasmo “a pesar de todo”, la confianza de que si el plan de Dios era bueno, Amanda se quedaría en este plano de vida con los suyos.

Hoy soy capaz de asegurar que esta actitud positiva, el buscar las mejores opciones, educarse y rodearse de un equipo médico humanizado, son -en gran medida- los causantes del éxito y que hoy, Amanda esté creciendo día a día, aumentando de peso y cada vez con un mejor pronóstico de vida.

Clave: Método canguro y estrategia de nidito

Liliana y Amanda han tenido la suerte de estar rodeada de médicos humanizados, que desde el primer momento se aseguraron, de que a pesar de que las condiciones de Amanda eran complicadas, ellas pudieran tener contacto lo más pronto posible y comenzar a aplicar el método canguro, que no es más que el contacto piel con piel, que han sido clave para la increíble evolución de esta beba tan prematura.

img-20160908-wa0027

 

Oír el corazón de mami de cerquita, tener ese calorcito que recuerda la barriguita, es vital para todo recién nacido, pero se convierte en “urgente” para uno prematuro. 

La recomendación del método canguro llegó a Liliana Espinoza de la pediatra Diana Balochi, y luego por parte de la terapeuta de estimulación, Alba Guerrero, quienes recomendaron llevar pegadita a Amanda la mayor cantidad de tiempo.

Adicional a esto, la abuelita de Amanda le hizo un hermoso nidito, donde la colocan acurrucadita y envuelta con un pañuelo cuando no está en canguro, para que pueda estar relajada y sintiendo la contención necesaria de un abrazo, simulando la tranquilidad del vientre materno.

Amanda en nidito.jpg

La historia de Amanda es inspiradora. Se enfoca en la sanación a través del amor, el apego, el pecho de mami. Lactancia materna exclusiva, a pesar de las dificultades, pero como mejor herramienta para el crecimiento saludable de esta preciosa “guerrera valiente”, que allá va, creciendo y sonriendo, porque una larga vida le espera.

Por: Rosa Virginia Fuentes. 

Entrevista con Morella Martinez @Pediatraymamaig

 

Hola mamis! Les dejamos esta interesante entrevista con la pediatra Olga Morella Martinez, quien además de ser pediatra es mamá y esta en sintonía con el apego, la crianza respetuosa y la lactancia materna prolongada. Les invitamos a compartir esta información con aquellas mamis y papis a quienes consideren les pueda ser útil esta información.

Sin más preámbulos: